Semana 21

Ha llegado mi última semana del reto de 21 semanas escribiendo en el blog y, aunque tenía pensado hablaros de otra cosa, he decidido contaros mi experiencia al completar este reto.

Como suele ocurrir cuando iniciamos algo nuevo, empecé con muchas ganas. Al principio tenía multitud de ideas para contaros y llegué a pensar que una sola publicación a la semana se me hacía poco. Sin embargo, cuando había publicado los primeros artículos que había escrito llena de entusiasmo me di cuenta de que necesitaba ideas nuevas y ahí tuve que ponerme a trabajar. La inspiración ya no era suficiente, debía buscar información nueva y para ello tenía que leer, ver nuevas películas, escuchar nuevas charlas,… Investigar al fin y al cabo. Entonces, el margen de 7 días se me hizo pequeño. Ha habido alguna semana en la que ha llegado el domingo y aún no sabía sobre qué quería escribir. Esas semanas pensaba en dejarlo estar, ya sabéis que se puede fallar, no pasa nada siempre y cuando luego analices los motivos e intentes subsanarlos. Esos días buscaba escudarme en eso, pero en realidad no quería que ocurriera, quería mantenerme firme en lo que había decidido. He de decir que también busqué la forma de que no me pasara. Por ejemplo, mi idea original era publicar los sábados y no siempre me era posible, por eso me di cierta flexibilidad y lo amplié al fin de semana. Si el sábado no tenía nada para publicar, aún tenía el domingo para darle una vuelta.

Para mí lo importante era que cada semana hubiera una publicación. Unas veces he trabajado al 100% y otras al 50% pero siempre he publicado algo. Es posible que estés familiarizado con la idea de “si lo vas a hacer mal, mejor no lo hagas”. Esta premisa hace que muchas grandes ideas y proyectos no salgan a la luz. Esperamos a que estén perfectos para lanzarlos y lo curioso es que siempre les va a faltar algo, ante nuestros ojos nunca estarán listos para que la gente los conozca.

Cuando te propones un reto, sea cual sea, no hace falta que todos los días salga perfecto. La clave de este ejercicio es crear un hábito y, por lo tanto, lo importante es que no pase el día, o la semana, sin hacer aquello que te hayas propuesto hacer. De este modo, aunque el paso que des sea minúsculo, siempre será hacia adelante. Y lo curioso es que, esos días en los que piensas que podrías dejarlo, cuando te pones, siempre te sale mejor de lo que esperabas.

Por último, aunque llegado el momento parece que se diluye la sensación, el completar el reto te hace sentir bien. Te hace darte cuenta de que puedes hacer aquello que te propongas y se podría decir que, de alguna manera, te fortalece.

Por lo tanto, si tienes en mente algo que quieres implementar en tu vida, te animo a plantearte un reto de este tipo. Y, por favor, sé benevolente contigo mism@. Date un margen de error y sé fiel a tu propósito.

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , | Deja un comentario

Lo que escribas hoy, serás mañana

¿Sabíais que en los anuarios que se firman los alumnos norteamericanos hay un apartado donde escriben a lo que se quieren dedicar cuando terminen sus estudios? ¿Y sabíais que la gran mayoría acaba haciendo lo que había escrito en él? Es impresionante la importancia que tiene escribir tus objetivos para poder llegar a alcanzarlos.

Hace un tiempo leí un artículo en el que se hablaba de un estudio que se había hecho en EEUU para demostrar la importancia de definir y delinear un plan por escrito a la hora de alcanzar una meta. Sin embargo, este estudio abarca más posibilidades e incluye la opción de compartir con un amigo esos planes y pasarle un reporte periódico de tus avances. Desde luego que esto te obliga a tomartelo en serio.

Si lo piensas bien, es un poco lo que me ha sucedido a mí con el reto de las 21 semanas publicando en el blog. Más de una vez he pensado en saltarme un fin de semana porque no tenía tiempo de pensar en lo que quería compartir. Ya sabéis que la inspiración no siempre llega cuando quieres. Sin embargo, el hecho de haber compartido con vosotros mi compromiso de escribir durante este tiempo me ha hecho continuar y encontrar la forma de hacerlo.
Según mis cálculos, aún me queda una semana más pero mi intención es continuar.
Así es que, ¡seguiremos por aquí!

*Si os interesa, y aquí podéis encontrar información sobre el estudio que os comentaba.

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , , , | Deja un comentario

¿En qué te convierte tu trabajo?

Buenas noches,

¿Has oído alguna vez la frase de John Ruskun que dice «la mayor recompensa de nuestro trabajo no es lo que nos pagan por él sino aquello en lo que nos convierte«? Hoy ha llegado a mí un vídeo donde se hace mención a algo parecido. Laura Berman Fortgang, escritora, oradora y pionera en el campo del coaching, comenta que la satisfacción en el trabajo no viene de lo que haces sino de aquello que eres cuando lo realizas. En el vídeo que comparto a continuación, la conferenciante habla de cómo aquello que somos aflora en cada cosa que hacemos y cómo observando eso, podemos sacar un patrón y descubrir qué es lo que en realidad nos mueve, qué hay detrás de ese trabajo y quiénes somos en realidad. 

Al final, se trata de conocernos un poco mejor para entendernos también mejor. Espero que os guste.

Publicado en Otros | Etiquetado | Deja un comentario