Miguel Márquez – Do you speak felicidad?

Hace algo más de un año, Miguel Márquez publicó un libro titulado “Do you speak felicidad?”. En él explica cómo el viajar y conocer otras culturas, desenvolverte en una ciudad que no conoces y con un idioma diferente al tuyo, te ayuda a crecer como persona. A este crecimiento personal asociado al aprendizaje de una lengua extranjera en otro país lo ha denominado “idiodesarrollo”. Hoy recupero algunos fragmentos de su entrevista que puedes leer en su totalidad en Vitamina Canción. Espero que la disfrutes.

Para empezar, ¿podrías explicarnos a qué te dedicas y cuál es tu pasión?

Mientras escribo estas líneas estoy preparando el visado para ser lector de español en Brasil. Pasaré un año en este maravilloso país lusófono enseñando español como lengua extranjera en la Universidad Estatal de Paraíba como lector de la AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo). Mi pasión es motivar a las personas a que viajen y aprendan lenguas en el extranjero porque esta actividad cumple con los requisitos de la regla que denomino RADE. Es decir, que según mi experiencia es la manera más rápida, amena, duradera y eficaz de aprender un idioma, además de permitir que las personas consigan un gran crecimiento personal.

¿Crees que hay un límite de edad para aprender un nuevo idioma?

En absoluto. Creo firmemente que podemos aprender un idioma hasta dar nuestro último suspiro. Por ejemplo, conocí a una estudiante norteamericana y amiga que decidió estudiar español a sus 55 años y al cabo de varios meses ya era bilingüe porque fue a estudiarlo directamente a Costa Rica. Igualmente, durante un curso de portugués que seguí en Portugal hace unos años,  el mejor alumno de mi clase era un francés de 73 años. Lo único que hay que tener es ganas de aprender y darle prioridad y cierto grado de compromiso. Cuanta mayor la prioridad y el compromiso, mayor será nuestro aprendizaje, independientemente de la edad.

Para aquellos que quieran salir y aprender un idioma nuevo en el país donde se habla y que no saben cómo hacerlo o por dónde empezar, ¿qué recomendación les darías?

Les diría que, hiciesen un curso antes de ir, ya sea de repaso, intensivo o preparación. Es una buena idea tener al menos conocimientos básicos de la lengua, la gramática y si es posible de la cultura. Esto activa el cerebro y nos prepara antes de nuestra marcha. Además, al saber que nos vamos al extranjero estudiaremos con una mayor motivación y un gran interés.

Igualmente sería recomendable que hablaran con alguien que ya estuvo en algún programa similar. Puede ser un compañero de clase, un profesor o cualquier persona que ya haya tenido la experiencia de vivir fuera del país.  

Que se conviertan en observadores más que en críticos. Que no juzguen a la ligera y que en su lugar traten de entender por qué se hacen las cosas de una determinada manera. Idealmente que sean positivos, abiertos y que entiendan que cuando viajamos al extranjero nos convertimos en embajadores culturales de nuestro país.

Asimismo, diría que es normal que tengan miedos, inseguridades y que estén un poco nerviosos. Yo mismo llevo viajando 20 años, y dentro de poco me voy a un nuevo país que no conozco y también estoy con una mezcla de emoción e inquietud. Hasta cierto punto es aconsejable sentirse así, ya que ante cualquier cambio nuestro cuerpo y mente nos ayudan a prepararnos para lo desconocido y salir de nuestra zona de confort, de lo ordinario. Y es ahí precisamente donde ocurren acontecimientos extraordinarios.

Y por último, quiero mencionar que, de todas las personas que he conocido lo único que lamentan de haber viajado al extranjero es no haberlo hecho antes. Esta experiencia es un privilegio y merece grandemente la pena.

Esta entrada ha sido publicada en Personas que inspiran y etiquetada como , , , , . Guarda el enlace permanente.