Recordando lo que aprendemos al viajar

Ir a descargar

Los viajes son alegorías de la vida. No importa que viajes cerca o lejos, siempre te enseñan algo. Puede que estemos en una época en la que los viajes sean muy escasos y casi nulos, pero hoy quiero recordar algunas de las enseñanzas de vida que viajeros como la familia Zapp o Javier Colorado aprendieron en su camino. Os recuerdo que la familia Zapp está recorriendo el mundo desde hace más de 20 años en un coche de 1920 y que Javier Colorado recorrió el mundo en bicicleta durante 3 años.

Las enseñanzas que les trajeron sus viajes se pueden aplicar al día a día de la vida:

La primera es que cuando se presenta un problema, siempre trae una bendición detrás. Un ejemplo es el que comentaba Herman Zapp sobre el coche y sus averías. Cada vez que se les ha averiado el coche, han llegado a conocer a gente maravillosa y a vivir experiencias que recuerdan con especial cariño. Nos contaban que han aprendido a levantar la vista del problema y a observar lo que la vida les ofrece a través de él.

La segunda enseñanza es que hay que dar la oportunidad a las cosas para que sucedan. Os preguntaréis: y eso, ¿cómo se hace? Pues, dejando de poner excusas. Cuando una oportunidad llame a tu puerta, déjale pasar y permítele mostrarte lo que tiene para ti. Si Candelaria Zapp no se hubiese animado a pintar las acuarelas y Herman a venderlas, es posible que su viaje hubiera acabado mucho antes de llegar a Alaska.

La tercera enseñanza nos la explicó Javier Colorado y es que no podemos estar preparándonos para la vida constantemente, la vida hay que vivirla. Muchas veces nos pasamos la vida preparándonos para alcanzar algo, pero sin atrevernos a ir a por ello realmente. Es como si constantemente estuviéramos estudiando para hacer un examen sin atrevernos a examinarnos por miedo a suspender. Javier Colorado nos contaba que cuando comenzó su viaje en bicicleta, no estaba muy preparado físicamente para realizarlo, pero sí lo suficiente para comenzar.

Son lecciones de vida.

Recuerda:

Cuando se presenta un problema, siempre trae una bendición detrás. Aprende a verlas.

Hay que darle la oportunidad a las cosas para que sucedan.

No podemos estar preparándonos para la vida constantemente, la vida hay que vivirla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.