Los viajes y sus enseñanzas para la vida

Los viajes son una alegoría de la vida

Creo que los viajes son una alegoría de la vida y que cuando viajamos, la vida concentra todas esas experiencias para que sepamos en qué consiste vivir. Somos muchas las personas que viajamos por placer, reservamos unos días en algún rincón de nuestro planeta y durante esos días o semanas, tratamos de conocer ese lugar. Por otro lado, me llama la atención observar que cada vez hay más personas que convierten el placer de viajar en su forma de vida. Es curioso ver cómo cada uno lo hace a su manera y todos encontramos la experiencia transformadora. imagen vías del tren para los viajes y sus enseñanzas para la vidaPoco importa si vas lejos o te quedas cerca, los viajes siempre te enseñan algo sobre ti y sobre la vida. Sí es verdad que cuanto más tiempo pases fuera y más lejos te vayas, más cosas nuevas podrás ver en tu camino y por lo tanto mayor número de experiencias. Pero ya sea una o cincuenta, todas son valiosas.

Enseñanzas de los viajes en primera persona

En una entrada anterior, os hablé de la familia Zapp y su libro “Atrapa tu sueño” donde cuentan lo que se podría considerar la primera etapa de su viaje que ya dura 18 años. El pasado día 23 de junio tuve la oportunidad de asistir a una de sus charlas y de conocerlos en persona gracias a una serie de conferencias que organizaba la compañía aérea KLM con motivo de su 100 aniversario.

Además de escuchar a los Zapp, también me animé a asistir a la charla de Javier Colorado que recorrió el mundo en bicicleta en algo más de tres años. De todo lo que contaron, me gustaría destacar estas tres ideas ya que creo que, como decía al principio, los viajes son enseñanzas para vida.

Enseñanzas para la vida de los viajeros

  1. Cuando se presenta un problema, siempre trae una bendición detrás. Un ejemplo es el que comentaba Herman Zapp sobre el coche y sus averías. Cada vez que se les ha averiado el coche, han llegado a conocer gente maravillosa y a vivir experiencias que recuerdan con especial cariño. Nos contaban que han aprendido a levantar la vista del problema y a observar lo que la vida les ofrece a través de él.
  2. Hay que dar la oportunidad a las cosas para que sucedan. Y eso, ¿cómo se hace? Dejando de poner excusas. Cuando una oportunidad llame a tu puerta, déjale pasar y permítele mostrarte lo que tiene para ti. Si Candelaria Zapp no se hubiese animado a pintar las acuarelas y Herman a venderlas, es posible que su viaje hubiera acabado mucho antes de llegar a Alaska.
  3. No podemos estar preparándonos para la vida constantemente, la vida hay que vivirla. Muchas veces nos pasamos la vida preparándonos para alcanzar algo, pero sin atrevernos a ir a por ello realmente. Es como si constantemente estuviéramos estudiando para hacer un examen sin atrevernos a examinarnos por miedo a suspender. Javier Colorado nos contaba que cuando comenzó su viaje en bicicleta, no estaba muy preparado físicamente para realizarlo, pero sí lo suficiente para comenzar.

Me alegra y me anima ver que hay personas como ellas que VIVEN sus sueños.

¡Gracias!

Esta entrada ha sido publicada en Reflexiones y etiquetada como , , , . Guarda el enlace permanente.